La narco-tragedia de la Vicepresidenta

POR RENÁN VEGA CANTOR

En Colombia, donde alguna vez sus clases dominantes presumieron de ser gramáticos y de hablar el mejor castellano del mundo, el abuso del lenguaje por parte de los poderosos no tiene límites. Aquí a las personas asesinadas por el Estado se les denomina “dados de baja”, “falsos positivos” o, en el mejor de los casos, “ejecuciones extrajudiciales”. “Víctimas” es otro vocablo que se ha usado en una forma tan elástica que hasta los militares lo son, junto con los paramilitares y “hombres y mujeres de bien” (otro eufemismo de la jerga oficial) que incurren en delitos, especialmente el de traficar con drogas, o en organizar ejércitos de asesinos y financiar masacres.

Seguir leyendo ingresando al texto en PDF aquí