La globalización no es como la pintan

CRONICÓN.NET /

No obstante el enfoque neoliberal del estudio denominado Índice de Conexión Global, publicado por la compañía DHL (una de las empresas de logística más importante en el ámbito transnacional, con presencia en 220 países), el cual fue presentado recientemente durante una conferencia de prensa realizada en Alemania, una de sus principales conclusiones es que el mundo no está tan conectado y tan internacionalizado como se cree.

Es decir, la globalización como la han ponderado los neoliberales, no es como la pintan. En efecto, la quinta edición del Índice de Conexión Global de DHL ha determinado que solo cerca de 20% de la producción económica mundial se exporta y únicamente 3% de las personas viven por fuera de los países que nacieron.

A pesar de que el mundo continúa globalizándose, todavía hay un enorme potencial sin explotar, expresa el informe, que muestra además que de los movimientos e intercambios que se registran son más nacionales que internacionales.

Los cinco países más conectados o globalizados en 2017 fueron Holanda, Singapur, Suiza, Bélgica y los Emiratos Árabes. Ocho de los 10 países más conectados están ubicados en Europa, lo que convierte al viejo continente en la región más conectada del mundo, en particular para el comercio y los flujos de personas.

América del Norte, líder en flujos de capital e información, ocupó el segundo lugar entre las regiones del mundo, seguida por Oriente Medio y África del Norte en el tercer lugar.

El informe estima que aproximadamente el 7% de los minutos de llamadas telefónicas (incluidas las llamadas por Internet) son internacionales. La mayoría de los países están mucho más conectados con sus vecinos que con las naciones distantes.

“Sorprendentemente, incluso después de los avances recientes de la globalización, el mundo sigue estando menos conectado de lo que la mayoría de la gente cree”, comentó uno de los investigadores el reporte, Steven A. Altman, investigador principal en la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York Stern.

El informe muestra a las claras además que si bien por primera vez desde 2007 aumentaron significativamente los porcentajes de los flujos transfronterizos de comercio, capital, información y personas, hay una brecha importante entre lo que los encuestados creen que ocurre y lo que realmente pasa. Se puede colegir en consecuencia que el mundo está más conectado que nunca, pero menos globalizado de lo que se piensa.

Contrastes entre percepción y realidad

Cuando se pidió a quienes participaron del estudio que dijeran cuánto estimaban que era el grado de globalización del comercio, la respuesta fue 41%. Pero la realidad muestra que el número es algo menos de la mitad: 20%.

La enorme brecha entre lo que la gente cree que pasa y lo que efectivamente pasa se mantuvo para las otras tres categorías analizadas:

* Grado de globalización del Capital: 38% (percepción) / 7% (realidad).

* Grado de globalización de la Información: 36% / 7%

* Grado de globalización del movimiento de personas: 30% / 3%

Una red de más de tres millones de datos

Para elaborar el Índice se utilizan más de tres millones de puntos de datos mediante los cuales se hace un seguimiento tanto de la profundidad de los flujos internacionales de los países en relación con su actividad nacional como de la amplitud de dichos flujos entre países de origen y de destino.

Si la lectura se centra en la dimensión de profundidad del Índice, las economías con las máximas proporciones de flujos transfronterizos son Singapur, Hong Kong, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo. Los líderes en cuanto a profundidad suelen ser países ricos y relativamente pequeños, explicaron quienes confeccionaron el estudio.

En cuanto a la amplitud, los países con los patrones de flujo más internacionales son Reino Unido, EE.UU., Países Bajos, Japón y la República de Corea. Las economías que lideran en esta categoría también tienden a ser países ricos, pero son mucho más grandes que los líderes en profundidad.

En síntesis, el trabajo deja en claro que:

  • La conectividad global sigue estando limitada por la distancia y las diferencias entre países. Aproximadamente la mitad de todos los flujos internacionales se produce entre un país y sus tres principales orígenes y destinos.
  • Los países más profundamente integrados en los flujos internacionales suelen tener un crecimiento económico más rápido.
  • El entorno político para la globalización empeoró en 2018, ya que se produjo una escalada de los conflictos comerciales y los países erigieron barreras frente a las adquisiciones extranjeras, la inmigración y otros flujos. No obstante, los defensores de los mercados abiertos contraatacaron con una ola de acuerdos comerciales emblemáticos.

Realidad de la globalización

De la lectura del Índice, que mide la globalización a nivel mundial, por regiones y al analizar 169 países, se desprende que:

  • Tan solo se exporta el 20% de la producción económica de todo el mundo.
  • Los flujos de inversiones directas extranjeras equivalen al 7% de la formación de capital fija bruta a nivel global.
  • Alrededor del 7% de los minutos de llamadas telefónicas (incluyendo las llamadas por Internet) son internacionales.
  • Solo el 3% de la población vive fuera de su país de nacimiento.

Existen grandes diferencias entre los niveles de globalización de los países avanzados y las economías emergentes.

Las economías emergentes comercian casi con la misma intensidad que las economías avanzadas, pero éstas tienen un nivel de integración 3 veces más profundo en los flujos de capital internacional, 5 veces en flujos de personas y 9 veces respecto a los flujos de información.

El primer país de América Latina que aparece en el Índice de Conectividad Global 2018 de DHL es Chile (posición 51° y descendiendo 5 lugares respecto de la última edición).

Le siguen Panamá (53°, -12 puestos); Brasil (58°, -3); México (68°, +11); Perú (69°, +1); Colombia (87°, +4); Argentina (91, +6); Uruguay (93°, -25); y Paraguay (126°, -5).