‘La dictadura del algoritmo’: documental sobre la guerra mediática y tecnológica que financia EE.UU. contra Cuba

CRONICÓN.NET /

A los gobiernos de Estados Unidos no les basta con el criminal bloqueo económico, comercial, político y financiero impuesto a Cuba por haberse atrevido a hacer una revolución, sino que aprovecha las tecnologías de la información y la comunicación para desarrollar una guerra mediática contra la población de la Isla antillana. Para ello viene utilizando los medios digitales y las redes sociales dentro de la estrategia denominada Guerra de Cuarta Generación (G4G).

Ahora Washington libra también su ataque despiadado contra Cuba a partir de los medios digitales que, como en el caso de las redes sociales, se constituyen hoy en la mayor fuente de información de amplios segmentos de la población; su atractivo hace que sobre todo, jóvenes y niños pasen gran parte del día en ellas.

La batalla se libra desde los dispositivos móviles aprovechando ese sistema de perfiles demográficos que se conoce con la denominación de algoritmos que tiene la capacidad de mostrar tendencias, modas, famas efímeras y popularidad que se despliegan a través de las redes sociales, todas ellas en manos de pocas corporaciones (los gigantes tecnológicos) con asiento en EE.UU.

Ese sistema de perfiles demográficos generado a partir del big data (datos masivos) averigua todos los aspectos básicos de una persona: su clase social, su capacidad económica, su raza, su estado de salud, sus relaciones familiares…

En ese sentido el algoritmo se nutre de los datos que los usuarios de las tecnologías de la información y la comunicación van dejando a través de sus trámites y quehaceres diarios, los cuales a su vez son alojados en millones de servidores. De esta manera, los algoritmos logran predecir el comportamiento de cada usuario, influyendo en los motores de búsqueda, y diseñando la ‘ruta de navegación’ de la persona. Cada vez más, son los algoritmos los que eligen lo que ‘nos gusta’, cercenando la posibilidad al individuo de construir un criterio amplio, propio e incluyente que tome en cuenta diversos puntos de vista.

La dictadura del algoritmo, un documental de Javier Gómez Sánchez, que acaba de ser presentado, analiza con varios especialistas cómo Washington manipula las redes sociales en Cuba, los métodos que utilizan las grandes empresas de internet para convertir a los usuarios en rehenes de sus conveniencias. Durante 52 minutos, el realizador logra que 14 comunicólogos, influencers, sicólogos, artistas y periodistas articulen un análisis de interés creciente relacionado con una problemática vigente en el universo digital de las redes, mientras acentúan sus puntos de vista en torno a la guerra mediática que, financiada por Estados Unidos, se libra contra la Isla, poniendo los adelantos de la tecnología al servicio de las mentiras y tergiversaciones más burdas.

El trabajo audiovisual expone los peligros que conlleva la utilización del algoritmo, los cuales fueron precisados por el comunicólogo español Ítalo Pizzolante Negrón cuando explicó que “para muchos, la verdad se fundamenta en la percepción individual que, deformada por las redes sociales, les hace creer que es una ‘verdad colectiva’. Esta realidad desafiante y autista es en gran medida obra de los algoritmos, herramientas tecnológicas de inteligencia artificial que refuerzan tendencias de opinión al buscar, favorecer y recordar solo aquella información que confirma nuestras propias creencias, y que generan la ilusión de que ‘todo el mundo’ comparte nuestras ideas porque las informaciones que nos llegan nos dan la razón”.

El documental tiene la facultad de adentrarse en un universo que, para algunos, pudiera resultar ajeno a primera vista, pero lo hace con tal coherencia e interés que se convierte en una invitación a no quedarse fuera de ese mundo del algoritmo con el que, necesariamente, hay que convivir, aunque no desarmados.

Además, La dictadura del algoritmo viene a demostrar, en tiempos de predominios visuales y tendencias a la cortedad de los contenidos, que pueden cautivarse audiencias mediante la palabra reveladora y convenientemente hilvanada.

La Revolución Cubana es consciente a lo que se enfrenta en cuanto a manipulación mediática ejercida por Washington, por lo que sus dirigentes no han bajado la guardia en la tarea fundamental de educar para resistir y triunfar. Y en este interesante audiovisual de 52 minutos se puede observar un ejercicio de alto valor didáctico para toda audiencia.