Iván Duque obtuvo Presidencia de Colombia gracias a masiva compra de votos en Costa Caribe: explosivas revelaciones de excongresista de derecha detenida en Caracas

El pasado 6 de febrero de 2020, Aida Merlano declaró ante la justicia venezolana que era víctima del Estado colombiano, concretamente del gobierno de ultraderecha del presidente Iván Duque, al que acusó de haber llegado a la Casa de Nariño a través de una masiva compra de votos en la Costa Caribe.

CRONICÓN.NET /

Colombia, no es más que un Estado fallido, corroído por la corrupción y secuestrado por unas élites de derecha y ultraderecha que lo utilizan para saquearlo. Aparenta ser una democracia, pero todo es una farsa. Esa es la gran conclusión de las revelaciones hechas por la exparlamentaria del Partido Conservador Colombiano, Aída Merlano, desde Caracas, donde se encuentra detenida.

Todo lo que relató es sabido en Colombia. Solo confirmó que hubo una masiva compra de votos durante la segunda vuelta para favorecer la candidatura uribista de Iván Duque Márquez, cuyo mandato en consecuencia, es espurio.

Dijo además que tiene pruebas para demostrar que la campaña de reelección de Juan Manuel Santos en 2014 fue financiada ilícitamente por la compañía brasileña Odebrecht.

Nada de este escandaloso relato es nuevo en Colombia. Simplemente que proviene de una persona que estuvo muy cerca de los círculos de poder, concretamente de la Costa Caribe y que hoy en desgracia, no tiene más que revelar todo lo que sabe del entramado de corrupción del Estado colombiano y de sus asqueantes camarillas políticas de la derecha que han saqueado y malgobernado históricamente el país.

Los graves señalamientos

La excongresista del Partido Conservador, Aida Merlano Rebolledo, presa actualmente en Caracas y condenada a 15 años de prisión por corrupción electoral en Colombia, prendió el ventilador, acusando a potentados dirigentes de su región, el departamento del Atlántico, de varios actos de corrupción. Dijo, por ejemplo, que la influyente familia Char y el cuestionado empresario Julio Gerlein Echeverría, vinculados con la constructora brasileña Odebrecht, fueron decisivos en la compra de votos en la Costa Caribe para ganar la elección presidencial de Iván Duque Márquez, en los comicios de 2018.

En una prolongada entrevista concedida en su sitio de reclusión en la capital venezolana a la periodista Vicky Dávila de la revista Semana de Bogotá, Merlano hizo una serie de señalamientos en contra de varios dirigentes políticos, por supuesta compra de votos, entre otros, de los que dijo tener pruebas. Por la gravedad de las acusaciones que involucra a altos dirigentes políticos, su relato constituye pieza procesal para la justicia colombiana que deberá verificar la autenticidad de sus denuncias.

Si bien las imputaciones que hace Merlano tratarán de ser desvirtuadas por los dirigentes políticos implicados y los medios de comunicación hegemónicos, como la Casa Editorial El Tiempo, de propiedad del especulador Luis Carlos Sarmiento Angulo (también mencionado en varias oportunidades por la exparlamentaria en hechos de corrupción), buscaran a todo trance minimizarlas, señalando que la excongresista conservadora está mintiendo y que no se puede creer en la versión de alguien que está condenada y fugada de la justicia colombiana, el alcance y gravedad de las mismas ya han generado un gran revuelo en la opinión pública colombiana.

Presidencia de Duque, resultado de la compra de votos

 Merlano aseguró que la casa política Char (y grupo económico, dueño del club de fútbol Junior de Barranquilla, de la cadena Olímpica, de medios de comunicación y varias empresas más) dirigió a todos los caciques electorales de la Costa para que en la segunda vuelta, Duque lograra ganar la Presidencia de Colombia.

Entre Gerlein, reconocido empresario conservador y excompañero sentimental de Merlano y el clan Char, habrían invertido 6 mil millones de pesos en la compra de votos para que Duque, pupilo del cuestionado expresidente Álvaro Uribe Vélez, derrotara a Gustavo Petro, el candidato alternativo y pudiera llegar a la Casa de Nariño.

“Julio [Gerlein] me dice: ‘Cálmate, no te preocupes porque con Duque, recuerda, estoy haciendo una gran inversión con él. Y apenas él sea presidente, mamita, todo se va a solucionar. Ten fe porque le hice una gran inversión, no solo yo, también los Char’”, cuenta la excongresista del Partido Conservador que le dijo su excompañero sentimental.

Merlano agregó que el actual presidente de Colombia, Iván Duque, sabía que estaban comprando votos para él en la Costa, así como políticos del Centro Democrático (el partido uribista) que también fueron elegidos, pero de los que no quiso dar su nombre.

“Yo acepto mi responsabilidad, mi culpa, en lo que respecta a como se debe llevar el libro contable. Fui muy ingenua. Él (Julio Gerlein) siempre me entrego las cuentas. Él siempre hizo los acuerdos. Nunca me dejo manejar un peso. Yo era la figura de mostrar. Yo fui su títere que él movió a su acomodo desde que era una niña. Eso fue lo que aprendí, vi como él compraba votos y utilizaba otras prácticas, que yo le quité, como quitar cedulas, coaccionar o intimidar a la gente”, relató.

Entre los otros temas abordados en la entrevista, Merlano se mantuvo en su postura de que el gobierno de Juan Manuel Santos habría pagado con sobornos  a los congresistas para favorecer la elección como fiscal general de Néstor Humberto Martínez, a pesar de que la escogencia para este cargo depende es de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Asimismo, aseguró que Julio Gerlein habría entregado cerca de $15.000 millones a la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos para que, a cambio, su empresa, Valorcon, recibiera el contrato de Navelena, proyecto al que se embarcó junto con la colaboración de Odebrecht. Este dinero, según Merlano, le fue entregado en efectivo a Germán Vargas Lleras (fue vicepresidente de Santos) para que a su vez, lo entregara a los diferentes caciques electorales de la Costa.

De las supuestas irregularidades de las que Merlano habría sido testigo está la adjudicación de la remodelación del aeropuerto de Barranquilla a Valorcon. Supuestamente, la excongresista supo que la empresa presentó un primer sobre con una propuesta que luego fue cambiado para garantizarse que el contrato fuera entregado a la empresa de Julio Gerlein. Este cambiazo, declaró Merlano, habría sido con el beneplácito de Luis Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

De otro lado, Merlano criticó que el Gobierno colombiano la haya pedido en extradición al diputado opositor Juan Guaidó y no al presidente Nicolás Maduro.

“Es un absurdo político, diplomático y una vergüenza nacional de mi país hacer semejante solicitud. Más, cuando la Corte Suprema de Justicia se lo requirió al presidente y de una manera tan inadecuada. Hizo una solicitud a un presidente que no es legítimo”, dijo.

La reacción de Gustavo Petro 

Tras revelarse las declaraciones de la excongresista conservadora del departamento del Atlántico, el excandidato presidencial y actual senador de la República, Gustavo Petro Urrego, reaccionó y en su cuenta de Twitter dijo que le robaron las elecciones presidenciales en 2018.

Petro no perdió la oportunidad y publicó en esa misma red social que la Presidencia de Colombia se la robaron a las fuerzas populares y trabajadoras que, según sugiere, estaban representadas por él.