Indignante video muestra a los niños ‘enjaulados’ por el gobierno de Trump en la frontera de EE.UU.

AGENCIAS /

La cara más inhumana de la política anti-inmigración de Trump muestra a niños enjaulados y separados de sus padres.

La administración de Donald Trump separa a los menores de sus progenitores mientras espera a que estos sean procesados por entrar en Estados Unidos de forma ilegal.

Medio planeta se muestra horrorizado por las imágenes de la separación de padres e hijos —muchos de corta edad, todos enjaulados— que están teniendo lugar en EEUU. Mientras tanto, Donald Trump defiende estas medidas para deportar en la frontera a las familias que tratan de cruzarla.

El diario La Vanguardia de España reveló el siguiente video que recuerda los campos de concentración del régimen nazi:

En un lugar en el sur de EEUU está teniendo lugar una de las medidas más crueles que puedan imaginarse: la separación de padres deportados y sus hijos, que han sido mostrados al mundo en el interior de jaulas. En la localidad de McAllen (Texas) se han separado a un total de 1.174 niños de sus padres desde que se anunció la nueva política a primeros de mayo por el fiscal general del Estado Jeff Sessions de separar a los niños de los adultos mientras se procesa su entrada en EEUU.

La propia Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) instó a Estados Unidos a dar prioridad a la unidad familiar y a no separar a los niños de sus padres, tras entrar estos como indocumentados por la frontera sur del país.”Hay maneras eficaces de asegurar el control fronterizo sin crear un trauma psicológico duradero para las familias por la separación de niños de sus padres”, señaló en un comunicado el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Grandi recalcó que un creciente número de familias de Centroamérica se ha visto obligado a huir en los últimos años de la violencia en sus países, lo que incluye asesinatos, violaciones, secuestros y reclutamientos forzosos de menores por parte de pandillas.

“Estas familias buscan protección en países de la región”, por lo que ACNUR instó a los gobiernos a trabajar juntos para hacer frente a la raíz de los problemas en Centroamérica y, al mismo tiempo, crear lugares seguros para las familias que huyen de la violencia y la persecución.

Trump contraataca

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, elevó su discurso antiinmigración al asegurar que el país no se convertirá “en un campo de acogida de refugiados” a la par que criticó a Europa, en plena polémica por la separación de menores de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera con México.

“Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia”, dijo Trump en un acto en la Casa Blanca.