G77 y China: un paso más hacia la complementariedad y la multipolaridad

CRONICÓN.NET /

Un paso más hacia un mundo multipolar sin los abusos hegemónicos de potencias como Estados Unidos y la necesaria complementariedad de las naciones para encarar los retos que demanda la sobrevivencia del planeta, acaba de dar la Cumbre del Grupo de los 77 y China que se desarrolló en La Habana entre el 15 y 16 de septiembre bajo el lema “Retos actuales del desarrollo: papel de la ciencia, la tecnología y la innovación”.

Los 134 Estados de América Latina y el Caribe, África, Oriente Medio y Asia que conforman este bloque actualmente, representan dos tercios de los países integrantes de Naciones Unidas, el 80 % de la población mundial; por ello, su trascendencia adquiere relevancia en el tablero geopolítico planetario.

Es evidente que hay un reacomodo en la disputa de poder mundial y con él una nueva visión sobre las nuevas relaciones internacionales. Esta Cumbre así lo dejo ver, comenzando porque se llamó a concretar de manera urgente una reforma integral de la arquitectura financiera internacional y de «un enfoque más inclusivo y coordinado de la gobernanza financiera mundial, con mayor énfasis en la cooperación entre los países, incluso mediante el aumento de la representación de los países en desarrollo en los órganos mundiales de toma de decisiones y formulación de políticas».

Durante dos intensos días de trabajo, el Palacio de Convenciones de La Habana fue el escenario donde más de 100 delegaciones de alto nivel expresaron su visión sobre los problemas actuales que enfrentan los denominados países subdesarrollados, centrándose en las herramientas que proporcionan el avance el acceso a la ciencia y la tecnología.

Para que las conclusiones no se queden en mera retórica el G77 y China acordaron solicitar al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas la convocatoria, en el contexto del octogésimo período de sesiones de esa organización, una reunión de alto nivel sobre ciencia, tecnología e innovación para el desarrollo, centrada en las demandas de los países en desarrollo y declarar al 16 de septiembre como Día de la Ciencia, Tecnología e Innovación en el Sur.

En el ámbito de la política, los miembros del grupo dieron un espaldarazo a Cuba y a los demás países sancionados por Occidente, como el criminal bloqueo que mantiene EE.UU. contra la isla antillana. Por ello de manera enfática se rechazó contundente toda sanción como herramienta para doblegar la voluntad política de un pueblo por hambre.

No obstante que Cuba es asediada, saboteada, sancionada, agredida, estigmatizada, y, así y todo, nuevamente ofrece ante los ojos del mundo una clara imagen de decoro y consecuencia revolucionaria, que rompe todas las mezquindades criminales de quienes han querido someterla, y se levanta como una potencia moral capaz de congregar en esta nueva realidad emergente a las potencias del sur global.

António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, manifestó en su intervención que «el mundo le está fallando a los países en desarrollo» e hizo un llamado a «alzar su voz para luchar por un mundo que funcione para todos», agregando que las nuevas reglas para las nuevas tecnologías «no pueden ser escritas sólo por los ricos y los privilegiados».

Como un hito más de esta cumbre se destaca la carta enviada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, solicitando su reincorporación a todas las actividades del organismo.

La reunión en la capital cubana dio continuidad a reclamos históricos del grupo desde su creación en 1964, en particular aquellos relacionados con el rechazo a las medidas coercitivas unilaterales aplicadas por las potencias imperialistas sobre otros países, la injerencia en asuntos internos de los Estados y la existencia de un orden mundial injusto para los países en desarrollo.

De esta manera, se avanza hacia un cambio de época signada por la multipolaridad y la complementariedad, con lo cual se quiere doblar página respecto de la decadencia del viejo orden imperial, hegemónico y unipolar que, aunque no acaba de morir, sabe que sus días de gloria están contados.