En clara violación de la soberanía, tropas de EE.UU. ingresan a Argentina para realizar ejercicios militares sin autorización del Congreso, solo con la anuencia de Macri

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, es un aliado incondicional del cuestionado mandatario estadounidense Donald Trump.

RESUMEN LATINOAMERICANO /

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos (EE.UU.) ingresaron el pasado  miércoles 2 de mayo a Argentina para realizar ejercicios militares conjuntos en el territorio, pese a que el Gobierno conservador de Mauricio Macri no solicitó autorización al Congreso de esa nación.

“El Gobierno utiliza la excusa de que se trata de miembros de la Inteligencia y no de tropas para no pedir la aprobación del Congreso argentino. Pero la realidad es que, por más que pertenezcan a la Inteligencia, son efectivos de las Fuerzas Armadas de otro país que ingresan a nuestro territorio para hacer ejercicios conjuntos”, denunció Elsa Bruzzone, integrante del Centro de Militantes para la Democracia Argentina (Cemida).

Ante estas acciones, el diputado Guillermo Carmona informó que se presentará un pedido de informe para que el Ejecutivo dé explicaciones sobre el tema.

Según las autoridades de ambas naciones, estos ejercicios se realizan con el supuesto objetivo de brindar formación “contra el tráfico de armas de destrucción masiva”.

¿Qué significan las acciones militares de EE.UU. en Argentina?

Elsa Bruzzone advirtió que Macri busca “pasar por arriba del Congreso” y alinearse de manera “incondicional con las políticas de Estados Unidos”, lo que “representa un regreso a las relaciones carnales y la total entrega de la soberanía argentina”.

Los ejercicios militares de EE.UU. en Argentina están contemplados en el ‘Programa de Ejercitaciones Combinadas’, en vigencia desde el 1 de septiembre de 2017 hasta el 31 de agosto de 2018. El primero es el ‘Cormorán’, en la Base Aeronaval Almirante Zar (Trelew, Chubut), Base Aeronaval Comandante Espora (Bahía Blanca, Buenos Aires) y en la ‘Zona Económica Exclusiva de la República Argentina’.

Distintas organizaciones sociales denunciaron que, tras el retorno de gobiernos derechistas en Latinoaméricana, se abrieron espacios para el desarrollo de la doctrina de Seguridad Nacional, impulsada principalmente por EE.UU. y que permite a Washington controlar movimientos populares que pudieran impedir el control de los recursos y la influencia del país norteamericano.

Los gobiernos de ambas naciones advirtieron que las maniobras se realizan con el objetivo de brindar formación “contra el tráfico de armas de destrucción masiva” en el marco de la Iniciativa Contra la Proliferación (ICP), de la que el país sudamericano es firmante. Los acuerdos implican la instalación de tres bases estadounidenses en las localidades Ushuaia, Misiones y Jujuy.

Aviones de caza F-5 de la Fuerza Aérea de Brasil

“Existe conmoción por el tema. El arco opositor ha mencionado que cualquier tipo de ingreso al país de una fuerza militar extranjera debe tener una autorización expresa del Congreso. Por otro lado, miembros del ministerio de Defensa argumentan que el personal a ingresar son analistas y personal ligado a seguridad e inteligencia, y que eso implica que no necesariamente deben recibir aprobación del Congreso”, dijo a Sputnik Mariano González Lacroix, editor de la revista especializada Zona Militar.

En los últimos años hay algunos informes que indican que Estados Unidos habría incrementado su presencia militar en América Latina y el Caribe. Ante este escenario, el bloque opositor Frente para la Victoria (FpV) en el Congreso presentará un pedido de informes para que el Ejecutivo argentino explique los detalles de la presencia de fuerzas estadounidenses en el país.

Las maniobras consisten en el traslado de un camión que supuestamente lleva armas químicas y de destrucción masiva y la puesta en marcha de un operativo de desarticulación. El objetivo será evaluar las capacidades para evitar una catástrofe entre las fuerzas norteamericanas, los militares y fuerzas de seguridad argentinas.

Esto implica un despliegue muy importante de recursos a nivel material y de personas en vísperas de la próxima cumrbe del G-20, que se realizará en el país sudamericano el próximo 30 de noviembre.

Corrientes: sospechan de ejercicios militares de los EE.UU. en los Esteros del Iberá

 En lo que podría ser el regreso de las relaciones carnales del Gobierno argentino con los Estados Unidos, alguna parte del territorio de la provincia Corrientes es el escenario de ejercicios militares que tropas norteamericanas realizan con el Ejército y agentes del servicio de inteligencia de este país.

Pero hasta el momento, no se puede saber oficialmente en qué parte precisa del país se realizan o realizarán estos ejercicios habilitados por el presidente Mauricio Macri, sin aval del Congreso nacional.

El Ejército argentino tiene predios propios en Corrientes capital, Goya, Mercedes, Curuzú Cuátiá, Monte Caseros y Paso de los Libres, pero hasta el momento el Gobierno de Macri no dio información sobre el uso de los mismos para estos ejercicios con el supuesto argumento de que son tareas de inteligencia.

La otra versión es que los ejercicios podrían realizarse en tierras de los Esteros del Iberá, donde recientemente fue creado por ley el Parque Nacional, a unos 350 kilómetros al sureste de la Capital correntina.

Otra versión indica que parte de los ejercicios se realizarían en la zona fronteriza de Paso de los Libres, en el límite con Brasil, a modo de supuestas tareas de prevención de narcotráfico y contrabando. También, el argumento oficial es que estos ejercicios se realizan con el supuesto objetivo de brindar formación “contra el tráfico de armas de destrucción masiva”.

Representantes fuerzas políticas y gremiales y legisladores nacionales alertaron sobre la gravedad del caso y exigieron al Gobierno nacional que informe con precisión al Congreso en qué consisten los ejercicios militares.

“Ante la información periodística circulante acerca de ejercicios militares con fuerzas de Estados Unidos que se desarrollarían los días 2 y 3 de Mayo en algún punto de las provincias del Litoral (Corrientes, Chaco, Entre Ríos o Misiones), los abajo firmantes expresamos nuestra preocupación y rechazo ante este nuevo atropello a la Soberanía”, dice el texto que difundieron.

“Nos preocupa que, en este contexto de instalación de bases militares y ejercicios militares conjuntos, se avance en proyectos como el Parque Nacional Iberá en el Congreso sin escuchar a la gente que habita estos recursos naturales, comunidades originarias y pequeños productores, para cumplir con las exigencias de las trasnacionales y de los potenciales buitres futuros en esta locura de deuda externa garantizada con recursos naturales con jurisdicción fijada en EEUU”, sostiene el documento.

“Llama también nuestra preocupación y rechazo a la presencia de esa agencia con la necesaria complicidad del gobernador Urtubey, en la provincia de Salta. Sabemos históricamente que por lo único que vienen estas fuerzas e intereses, es por el control de nuestros bienes comunes naturales como el Acuífero Guaraní y por el control político de la región”, sostienen los denunciantes.

“Llamamos a todos los representantes de las legislaturas de todas las provincias del Litoral a sentar postura y solicitar informes así como a los poderes ejecutivos a no ceder ni colaborar con tamaña burla y agresión contra nuestra soberanía regional”, sostiene el texto firmado por representantes de ATE, CTA, Kolina, La Cámpora, FTV Miles Movimiento Alfonsinista, entre otros.