Derrocar el Imperio del Capital: por un Nuevo Orden Económico Internacional socialista y democrático

POR YANIS VAROUFAKIS*

¿Por qué construir un Nuevo Movimiento de Países No Alineados para luchar por un Nuevo Orden Económico Internacional socialista, democrático y liberador? Ponencia presentada en el Congreso de La Habana por un Nuevo Orden Económico Internacional, organizado por la Internacional Progresista, 27 de enero de 2023.

Introducción: un mensaje desde Atenas

Esta es, sorprendentemente, mi primera vez en Cuba. Durante décadas me resistí a venir porque no quería venir como turista. Cuba es demasiado importante para eso. Tuve que llegar a los sesenta para experimentar la alegría de venir a Cuba a trabajar con los compañeros en lo que verdaderamente le importa a Cuba, a las Américas, a Asia, a África, a Europa y sí a mi sufrido país, Grecia. ¿Y qué es eso? Es el establecimiento de un Nuevo Movimiento de Países No Alineados (NNAM) con el cual romper el orden económico internacional imperialista existente, explotador y catastróficamente extractivo para construir uno nuevo en su lugar: un Nuevo Orden Económico Internacional (NIEO) en que las personas y el planeta puedan respirar, vivir y prosperar juntos.

Antes de entrar en materia, debo rendir homenaje a esta tierra y su valiente gente. Cuando nuestro partido, MeRA25, emitió un comunicado de prensa de que yo iba a venir a La Habana, sucedió algo extraño. Un torrente de insultos provino de los sectores habituales: anticomunistas, centristas radicales y algunos izquierdistas que han perdido el celo revolucionario de su juventud; quienes me acusan a mí y a MeRA25 de “poner en peligro” a Grecia al resistir a la poderosa oligarquía que gobierna nuestro país. Pero todas estas personas, por más que lo intentaron, no pudieron ocultar una cosa que tenían en común: el respeto por el pueblo cubano.

Camina por Atenas hoy. Se ve más rica, más ‘desarrollada’ que La Habana. Pero la mayoría de nuestro pueblo anda desposeído, humillado, con su democracia una farsa. ¿Por qué? Porque el 5 de julio de 2015 estuvieron muy cerca de una revolución, con un valiente 62% de votos NO al Fondo Monetario Internacional, a los banqueros depredadores, a la oligarquía local. Ay, esa misma noche, nuestro pueblo fue derrocado por su dirección y la revolución fue aplastada.

Y, sin embargo, incluso aquellos que desde entonces han sido presionados para creer que no había alternativa a la rendición, incluso ellos miran al pueblo de Cuba con un respeto inmenso, incluso un poco de celos. ¿Por qué? ¡Porque el pueblo de Cuba no se ha rendido!

La Declaración de Atenas

El comienzo de un Nuevo Movimiento de Países No Alineados para luchar por un Nuevo Orden Económico Internacional

Hablando de Atenas, el 13 de mayo de 2022, nuestro partido, en asociación con la Internacional Progresista representada por mí, Jeremy Corbyn y Ece Temelcuran, emitió la DECLARACIÓN DE ATENAS.

La DECLARACIÓN DE ATENAS fue nuestra respuesta a la horrible guerra en Ucrania en el contexto de un belicismo sin precedentes. También fue la primera convocatoria de un Nuevo Movimiento de Países No Alineados. Permítanme leer algunos extractos:

Estamos con todos los pueblos que sufren invasiones, desplazamientos y agresiones.

Exigimos un alto el fuego inmediato en todos los conflictos, el retiro de las fuerzas de ocupación y una Paz integral bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Nos oponemos a la división del mundo en bloques competitivos que invierten en militarismo desenfrenado, armas hipermodernas de destrucción masiva y una Nueva Guerra Fría.

Creemos que la paz duradera solo se puede lograr reemplazando todos los bloques militares con un marco de seguridad internacional inclusivo que disminuya las tensiones, amplíe las libertades, luche contra la pobreza, limite la explotación, persiga la justicia social y ambiental y termine con la dominación de un país por otro.

Con estos pensamientos en mente, hacemos un llamado a los demócratas de todo el mundo para que unan sus fuerzas en un Nuevo Movimiento de Países No Alineados… como una ruta hacia la paz duradera y… la prosperidad global compartida.

Y ahí lo tienen: Cincuenta años después de la campaña original del Movimiento de Países No Alineados para la creación de un Nuevo Orden Económico Internacional, estamos de nuevo. Primero en Atenas, hoy en La Habana. Afortunadamente, no necesitamos escribir nuevos discursos. Solo recuérdele al mundo lo que Fidel le dijo a la Asamblea de las Naciones Unidas en octubre de 1979:

  • Que “debe cesar el estruendo de las armas, el lenguaje amenazante y la arrogancia en el escenario internacional”.

 

  • Que “las bombas pueden matar al hambriento, al enfermo y al ignorante pero no pueden matar el hambre, las enfermedades o la ignorancia”.

 

  • Que “el sistema monetario internacional que hoy prevalece está en bancarrota. ¡Y debe ser reemplazado!”

Ahora, no nos deprimamos porque estamos de vuelta en el punto de partida. Que necesitamos repetir los mismos discursos y hacer las mismas campañas. Recuerda: ¡Toda generación está condenada a pelear la misma lucha! Otra vez. Y otra vez. Y otra vez. Con mayor enfoque cada vez. Y siempre aprendiendo de los errores de la generación anterior.

Entonces, mientras estamos reiniciando el proceso de construcción de un Nuevo Movimiento de Países No Alineados para forjar un Nuevo Orden Económico Internacional, debemos preguntarnos: ¿por qué perdimos la última vez? ¿Por qué fuimos tan ampliamente derrotados en las décadas de 1980 y 1990? ¿Por qué el Movimiento de Países No Alineados original cayó presa de la forma más elevada del neoimperialismo: la globalización capitalista financiarizada?

La esencia de la Globalización y la causa de la victoria del Neoimperialismo

La respuesta corta es: porque los capitalistas demostraron, en la práctica, ser mejores internacionalistas que nosotros. Porque entendieron mejor la guerra de clases global y, por lo tanto, la ganaron.

¿Qué entendieron mejor que nosotros? El nuevo y audaz imperialismo que nació cuando Bretton Woods murió en 1971 y el dólar estadounidense ya no era convertible en oro estadounidense, llevó a Nixon a informar a los capitalistas y gobiernos extranjeros por igual que el dólar era, ahora, su problema.

Nixon tenía razón. A medida que el déficit comercial de EE.UU. se disparó, el mundo se inundó de dólares que los bancos centrales fuera de EE.UU. no tuvieron otra alternativa que utilizar (en lugar de oro) como reservas para respaldar el valor de su moneda. Así, el dólar empezó a parecerse a un… pagaré. En poco tiempo, el sistema financiero mundial estaba respaldado por pagarés emitidos por la potencia hegemónica de EE.UU., que podía decidir qué podían hacer los tenedores de pagarés extranjeros con sus pagarés y qué no se les permitía hacer con ellos.

Yanis Varoufakis dirigiéndose al auditorio en el Congreso de La Habana por un Nuevo Orden Económico Internacional, 27 de enero de 2023.

EE.UU. era ahora un país deficitario pero diferente a cualquier otro país deficitario. A diferencia de Argentina, Francia, Grecia o India, Estados Unidos no necesitó pedir prestado dólares para apuntalar su moneda o elevar las tasas de interés internamente para detener las salidas de dinero. Todos los capitalistas de la Tierra pronto terminaron financiando a los rentistas y capitalistas estadounidenses. Aquí es cómo:

Los capitalistas de países con superávit como Japón, Alemania y más tarde China vieron el déficit comercial de Estados Unidos como un salvador, como una enorme aspiradora que absorbía sus exportaciones netas hacia Estados Unidos. ¿Y qué hicieron los capitalistas japoneses, alemanes y luego chinos con todos sus dólares? Los enviaron de regreso a los Estados Unidos para comprar propiedades que les rindieran rentas: bienes raíces, bonos del gobierno de los EE.UU. y las pocas empresas que Washington les permitió poseer.

En cuanto a los países deficitarios del Sur Global -en Asia, África y América Latina-, agonizaban constantemente por la escasez de dólares, que tenían que pedir prestados a Wall Street para importar medicinas, energía y las materias primas necesarias para producir los suyos propios, exportaciones para ganar los dólares que necesitaban para pagar a Wall Street. Inevitablemente, de vez en cuando, las naciones deficitarias del Sur Global se quedaron sin dólares y no pudieron pagar a sus banqueros de Wall Street. Entonces, Occidente enviaría a sus alguaciles, el Fondo Monetario Internacional, que prestaría los dólares faltantes con la condición de que el gobierno deudor entregara las tierras, el agua, los puertos, los aeropuertos, las redes eléctricas y telefónicas del país, incluso sus escuelas y hospitales, a los oligarcas locales que, una vez que tuvieran el control de estas empresas y activos, no tendrían otra alternativa que canalizar sus ganancias hacia… Wall Street.

Washington, en otras palabras, había encontrado la fórmula mágica con la que todos los imperios anteriores solo habían soñado: ¡cómo persuadir a los extranjeros ricos, de países ricos y pobres, así como a todos los bancos centrales extranjeros, voluntariamente, sin enviar a la marina o al ejército, para financiar el gobierno del Imperio y sus importaciones!

Un funcionario chino me describió una vez esto como el Dark Deal (trato oscuro) detrás de la globalización. ¿Porque oscuro? Porque se fundó en un pacto oscuro, tácito e implícito entre la clase dominante de Estados Unidos y los capitalistas y rentistas extranjeros. Permítanme decirlo de otra manera: supongan que pudieran acabar con la hegemonía estadounidense presionando un botón. ¿Quién querría impedir que lo presiones? Además de las autoridades estadounidenses, el ejército estadounidense, Wall Street, los rentistas estadounidenses, los capitalistas, etc., una multitud de no estadounidenses saltaría sobre ti para evitar que presiones el botón: industriales alemanes, jeques saudíes, banqueros europeos y, sí, chinos capitalistas.

En resumen, la supremacía del dólar ha sido tan funcional para los intereses de los rentistas estadounidenses como lo fue para los capitalistas alemanes, argentinos, nigerianos, coreanos y chinos. Sin el dominio global del dólar y de Estados Unidos, los capitalistas chinos, japoneses, coreanos o alemanes no habrían podido extraer continuamente una plusvalía colosal de sus trabajadores y luego esconderla en la economía rentista de Estados Unidos. Y los oligarcas argentinos, griegos, rusos, ucranianos e indios no podrían saquear los activos públicos de sus países y llevar el botín al exterior para esconderlo en algún activo en dólares en Delaware o las Islas Caimán.

La lección para nosotros es simple: no debemos repetir el error de pensar que se construirá un Nuevo Orden Económico Internacional porque las élites del Sur Global, o de los países deficitarios, se unirán para enfrentar a Washington o a la Unión Europea.

Nuestro Nuevo Movimiento de Países No Alineados fracasará si le damos el papel limitado de reunir al G77 y los BRICS en oposición a Occidente. Debemos tener cuidado no solo con los funcionarios en Washington o Londres o Bruselas, que trabajan incansablemente para que nada cambie, sino también con los funcionarios gubernamentales en el bolsillo de los capitalistas del Sur Global, incluida China, que utilizan el déficit comercial de EE.UU. para explotar a su gente. , su país, y luego esconden su plusvalía dolarizada dentro de los circuitos de Wall Street y la City de Londres.

¿Queremos ser verdaderos internacionalistas? Entonces, no olvidemos quiénes son las personas que probablemente tengan más que ganar con la abolición del neocolonialismo estadounidense: los estadounidenses de clase trabajadora que, hace décadas, fueron condenados a “muertes de desesperación” en lamentables cinturones oxidados. Sí, nunca olvidemos que las víctimas del imperialismo están tanto en las Colonias como en las Metrópolis. Que el actual orden económico internacional inflige diferentes tipos de miseria a los trabajadores en todas partes.

  • La globalización obligó a los trabajadores estadounidenses a una miseria provocada por la falta de inversión y la desindustrialización: era como si partes del Sur Global subdesarrollado estuvieran migrando al corazón industrial de Estados Unidos y Europa.

 

  • La globalización obligó a los trabajadores chinos en las ciudades costeras de rápida industrialización de China a sufrir la frenética explotación asociada con la sobreinversión: era como si partes del Norte Global, engordadas por la sobreinversión, estuvieran migrando a los centros urbanos chinos donde los trabajadores locales luchaban por sobrevivir en el Sur Global con salarios y prestaciones sociales.

Distintas miserias, mismo reciclaje global de valores extraídos localmente por la Internacional Capitalista.

La nueva Guerra Fría

Hoy, esta misma globalización, que provocó que los déficits de EE.UU. alimentaran al capital chino que luego financió a los rentistas estadounidenses, está siendo reemplazada por una Nueva Guerra Fría entre EE.UU. y China que representa una amenaza inminente para la vida en la Tierra. ¿Qué hay detrás de esta Nueva Guerra Fría?

La industrialización frenética de China no fue un problema para Washington mientras el Dark Deal estuviera operativo, mientras los capitalistas chinos necesitaran el dólar para convertir el déficit comercial de EE.UU. en un instrumento para extraer plusvalía de los trabajadores chinos y luego esconderla en activos estadounidenses.

Entonces, ¿qué cambió? Dos cosas. El primer cambio fue el surgimiento de un nuevo tipo de capital: capital en la nube, lo llamo. El capital, como lo definió Karl Marx, es un medio de producción producido; por ejemplo, desde máquinas de vapor y tractores hasta los robots industriales e impresoras 3D actuales. ¿Qué es el capital en la nube? Es un medio de modificación del comportamiento producido basado en Internet o en la nube.

La modificación del comportamiento es tan antigua como la retórica, la prédica y la publicidad. Pero, hasta el surgimiento de Big Tech, solo los humanos podían modificar el comportamiento de las personas: sacerdotes, oradores, publicistas. Hoy en día, son las máquinas, que usan IA, las que están modificando el comportamiento. ¡Quien controla el capital de la nube se apropia cada vez más de la plusvalía mundial!

¿Cómo explica el auge del capital en la nube la Nueva Guerra Fría? Bueno, es la razón por la que Donald Trump, primero y ahora Joe Biden, se dirigieron a China. Veamos por qué.

Estados Unidos domina el mundo al dominar las finanzas, a través de Wall Street y el dólar; y ahora dominando el capital de la nube, a través de Silicon Valley. Pero China amenaza el dominio de Estados Unidos en ambos campos: dinero y capital en la nube. Solo hoy, WeChat, la aplicación de mensajería móvil de la china Tencent, habrá transmitido 38 mil millones de mensajes. Sus usuarios no tienen que salir de la aplicación WeChat para realizar un pago. Mientras transmiten música o una serie de televisión en su aplicación WeChat, usan la misma aplicación para enviar dinero a cualquier persona en China, pero también a millones fuera de China que descargaron WeChat y abrieron una cuenta en yuanes con varios bancos de China.

Ahora, considere el otro desarrollo de gran importancia: el lanzamiento de la primera moneda digital estatal emitida por el Banco Popular de China. En resumen, los conglomerados y el banco central de China ahora cuentan con un sistema integrado de pagos e intercambio de datos. La única supercarretera para el dinero y los datos que puede competir con Wall Street, la Reserva Federal y Silicon Valley.

Hasta hace poco, esta supercarretera china casi no se utilizaba. Todos, incluidos los oligarcas favoritos de Putin y los capitalistas de China, prefirieron la supercarretera estadounidense probada y comprobada por sus dólares. Pero luego, Vladimir Putin invadió Ucrania y Estados Unidos tomó represalias confiscando al menos $ 300 mil millones del dinero del banco central ruso. De repente, hubo pánico entre los ricos no estadounidenses y una avalancha de dinero, no solo ruso, ansioso por usar la superautopista china basada en el capital en la nube para pagos, contratos, datos, etc.

Es por eso que el presidente Biden declaró la guerra económica total contra China en octubre pasado. Su embargo de microchips fue un golpe de sorpresa y pavor dirigido a las grandes tecnológicas chinas, con el que Biden espera herirlas críticamente antes de que puedan convertirse en una bestia de pleno derecho capaz de resistir, incluso derrotar, las fuerzas combinadas de Silicon Valley y Mundo financiero. Nada bueno para la Paz Mundial resultará de esto mis amigos.

Nunca hemos estado más cerca de un holocausto nuclear que hoy: el reloj del fin del mundo que los científicos nucleares inventaron en la década de 1940 para advertirnos está, ahora, a solo 100 segundos del desastre. Y eso sin mirar ese otro Reloj que cuenta regresivamente hasta el momento en que la humanidad habrá pasado el punto de no retorno de la catástrofe climática. ¿Qué está haciendo la clase dominante mundial para evitar estas calamidades gemelas? ¡Hacen todo lo posible para empujar a la humanidad por ambos acantilados a la vez! Eso es lo que están haciendo. Y es por eso que necesitamos un Nuevo Movimiento de Países No Alineados para impulsar un Nuevo Orden Económico Internacional.

¿Qué significa No Alineación?

En este punto, ayuda a aclarar lo que significa ser política y éticamente No Alineado.

No significa ser neutral. Como dijimos en la Declaración de Atenas, estamos firmemente del lado de los invadidos, de las víctimas de la agresión, ya sea en Palestina, Yemen, el Sáhara Occidental o, de hecho, Ucrania. Pero, al mismo tiempo, debemos ser los primeros en criticar los abusos de las libertades y los derechos democráticos allí donde se produzcan. Nuestro Nuevo Movimiento de Países No Alineados debe reclamar la libertad de los llamados liberales y libertarios, desde Perú hoy, donde nuestros camaradas son asesinados a tiros, hasta Irán, donde mujeres valientes lideran hombres valientes bajo el lema MUJER-VIDA-LIBERTAD.

Pero, puede objetar, ¿el régimen de Irán no se resiste al imperialismo estadounidense? Absolutamente. Sin embargo, el hecho de que un régimen esté en desacuerdo con el imperialismo estadounidense no debería darle vía libre para violar las libertades básicas de nuestros camaradas en ese país.

Mi punto es que un verdadero Movimiento de Países No Alineados debe ser dialéctico: debemos ser capaces de defender al Estado de Irán de las amenazas militares y los embargos económicos de EE.UU. pero, al mismo tiempo, apoyar a los progresistas en Irán que simultáneamente resisten la teocracia corrupta del régimen y los agentes locales de la CIA y el Departamento de Estado.

“¿Qué pasa con China?”, bien puede preguntarse. ¿Cómo debería el Nuevo Movimiento de Países No Alineados abordar la cuestión de China? De dos maneras, sugeriría:

  1. Respetuosamente, en vista del milagro económico realizado por el pueblo chino, cuyos logros debemos defender contra las invasiones del imperialismo estadounidense y la Nueva Guerra Fría. Y,

 

  1. Críticamente, no solo en relación con las libertades básicas sino también en términos de lucha de clases: el presidente Xi ha prometido enfrentarse a los rentistas y capitalistas de China para aumentar los ingresos de los trabajadores incluso a expensas de las exportaciones netas del país. Esto sería bueno para la mayoría del pueblo chino y un paso hacia un Nuevo Orden Económico Internacional, uno muy diferente al Dark Deal bajo el cual la economía de China ha estado creciendo hasta ahora. Al igual que un compromiso chino de perdonar la deuda de alto interés contraída por los países en desarrollo. Necesitamos animar a Beijing a moverse en esa dirección y emitir críticas cuando se desvían.

¿Qué Nuevo Orden Económico Internacional buscamos?

Volviendo a lo que es la Nueva Economía Internacional, ¿cómo la concebimos exactamente? Cualquier transición hacia un orden económico sostenible requerirá un gran Fondo de Inversión Verde. Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, en una reciente reunión del G77+China, situó la cifra necesaria entre $3,3 y $4,5 billones anuales. Yo digo que nada menos que 10 billones de dólares servirá.

¿Se puede hacer esto? Técnicamente, por supuesto que puede. Imagine un Banco Mundial rediseñado, respaldado por una moneda digital emitida por un Fondo Monetario Internacional rediseñado en el que se denominan todos los flujos comerciales y de capital, invirtiendo el 10% de los ingresos globales en la Transición Verde, especialmente en el mundo en desarrollo. Un keynesianismo verde global.

Sin embargo, el keynesianismo verde no puede funcionar por las razones que dio Michal Kalecki hace décadas: porque, incluso si la burguesía entra en pánico y adopta políticas keynesianas para salvar su pellejo, en el momento en que estas políticas comienzan a dar sus frutos, y mucho antes de que hagan su trabajo, el gobernante las clases los abandonarán en favor de sus políticas extractivas habituales. Está en la naturaleza de la clase capitalista bloquear el mismo camino que conduce a su propia salvación.

Lo que significa solo una cosa: para implementar las políticas keynesianas verdes necesarias, primero debemos hacer algo que Keynes odiaría: desmantelar el imperio global del capital que prefiere ver el fin del mundo que la implementación de las políticas keynesianas verdes que pueden evitar el desastre colectivo.

¿Cómo hacemos eso? Nuestra revolución debe usar la tecnología que Big Tech está desarrollando ahora y que puede brindarnos los medios para comunicarnos, cooperar y asestar golpes al Imperio del Capital en todas partes; para dar un ejemplo temprano, menciono el evento anual de la Internacional Progresista. Campaña MakeAmazonPay. ¿No es deliciosamente irónico que Big Tech le haya robado al capital la capacidad de dividirnos para siempre? Todo lo que necesitamos hacer es usarlo para unirnos y convertir el sueño imposible en un plan obvio.

Pero, ¿qué significa en la práctica derribar el Imperio del Capital? ¿Cómo puede la humanidad reclamar sus bienes comunes saqueados, en la tierra, en los océanos, en el aire y pronto en el espacio exterior?

De dos formas: Legislando para que las sociedades anónimas sean de quienes trabajan en ellas sobre la base de un empleado-una-acción-un-voto. Y negando a los bancos el monopolio de las transacciones de las personas.

Los bancos y las ganancias se marchitarán entonces como fuerzas impulsoras de nuestras economías porque los bancos se verán afectados y la distinción entre ganancias y salarios ya no tendrá sentido: todos serían accionistas iguales de las empresas en las que trabajan.

La muerte simultánea del mercado de acciones y del mercado laboral, junto con el desmantelamiento de los bancos, redistribuirá automáticamente la riqueza, hará posible ofrecer un ingreso básico para todos y, como un subproducto magnífico, eliminará los incentivos para hacer la guerra.

El fin del poder del capital sobre la sociedad permitirá que las comunidades decidan colectivamente la provisión de salud, la educación y la inversión para salvar el medio ambiente de nuestro crecimiento similar a un virus.

La democracia genuina será por fin posible, para ser practicada en las asambleas de ciudadanos y de trabajadores; no detrás de puertas cerradas se reúnen los oligarcas secretos.

Esta democratización gemela, del capital y del dinero, suena como un sueño imposible, pero no más imposible que las ideas de una persona, un voto o de poner fin a los derechos divinos de los reyes que alguna vez sonaron.

Esta democratización gemela es nada menos que la condición previa para la supervivencia de nuestra especie, es así de simple.

Esas son las tareas del Nuevo Movimiento de Países No Alineados que ahora debemos construir. ¿Su propósito final? Poner fin al robo legalizado de personas y de la Tierra que alimenta la catástrofe climática. Nada menos que la derrota total de la autoridad del capital sobre las sociedades humanas puede acabar con la depravación y salvar el planeta. Amigos, camaradas,

Esto no es un taladro. Y, no, esto no es un sueño imposible. ¡Podemos lograrlo! Juntos.

*Yanis Varoufakis es miembro del Parlamento Helénico y Secretario General de MeRA25. Es cofundador de DiEM25 y exministro de Finanzas de Grecia. Autor de varios libros, entre ellos, Comportarse como adultos. Mi batalla contra el establishment europeo.

@yanisvaroufakis

https://www.yanisvaroufakis.eu/

https://progressive.international/