"LOS TLC NO SON LA SOLUCIÓN PARA EL DESEMPLEO": ALBERT BERRY

 

CRONICÓN.NET

Es muy difícil lograr generar empleo cuando se está creciendo en América Latina a niveles promedio del 5% del Producto Interno Bruto (PIB). Esta es la conclusión del economista y profesor canadiense Albert Berry, quien participó recientemente en Bogotá en un seminario organizado por la Secretaría de Gobierno de la capital colombiana, y en el que planteó algunas reflexiones para crear empleo decente.

Berry, profesor emérito y director de Investigaciones del Programa de América Latina y el Caribe en el Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Toronto (Canadá) y candidato a Premio Nobel de Economía, sostuvo que tampoco se obtendrá empleos de calidad mientras los países latinoamericanos solamente exporten materias primas. Como alternativa planteó la necesidad de apoyar financiera y tecnológicamente a las pequeñas y medianas empresas para lograr su expansión.


Albert Berry


Este investigador se ha destacado por sus contribuciones académicas en temas relacionados con mercados de trabajo, la distribución de ingresos, la economía de la pequeña y mediana empresa y la estructura agraria con énfasis en América Latina. Ha colaborado con diversos organismos internacionales como consultor y es autor de varios ensayos económicos.
CRONICÓN.NET lo entrevistó para ahondar en torno de su concepción sobre este tema de la expansión del mercado laboral.

Crecimiento sin empleo

- ¿Cómo se puede generar empleo de calidad en países de América Latina cuando aún impera el modelo neoliberal que produce la precarización del mercado laboral?

- Yo diría que uno de los obstáculos que hay que tener en cuenta en la generación de empleo en América Latina ha sido que el crecimiento ha sido lento en los últimos 25 años, con excepción de los últimos dos o tres. Pero fuera de eso, hemos visto crecimiento económico sin empleo que es bien preocupante, así como la presencia de lo que se ha denominado 'enfermedad holandesa', que no es otra cosa que el hecho de que un país exporta productos que no generan mucho empleo y las importaciones en contraste, quitan empleo en agricultura y manufactura, dejando un sector servicios sobrecargado con la responsabilidad de generarlo, es lo que hemos visto en el peor grado posible en Venezuela y en otros países. También hay otro factor y es que el empleo como objetivo de la política pública no ha recibido mucha atención en los últimos años, el supuesto ha sido que el crecimiento resuelve el problema, que con suerte ocurre así pero infrecuentemente y en América Latina muy pocas veces. Por lo tanto el desafío es fuerte, aunque los gobiernos no están lo suficientemente organizados, no cuentan con un Ministerio de Hacienda con responsabilidad clara para cierta función fiscal ni está en coordinación con el Ministerio de Trabajo y otras entidades gubernamentales cuyas políticas influyen, pero no se consideran como fundamentales en la generación de empleo. Los países que han tenido éxito han hecho el esfuerzo de organizarse institucionalmente, lo que ayuda a tener una política coherente con una serie de elementos consistentes entre sí.

- ¿Qué opinión tiene de las mal llamadas leyes de flexibilización laboral que han terminado influyendo en forma notable en el desmejoramiento de la seguridad social de los trabajadores?

- Han ocasionado el desmejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores. Esta cuestión de manejar el empleo y la seguridad social es bien complicada y un país como Colombia debe mirar con mucho cuidado el sistema de las naciones industrializadas en las que la responsabilidad de la seguridad es socializada y no es estrictamente de la empresa. Creo que ahí está la solución pero no sé si es factible en cinco o veinte años, pero finalmente es hacia allá que tenemos que innovar para que la empresa no se perjudique por altos costos laborales, pero por otro lado el trabajador tampoco se vea afectado. Por lo tanto considero que el gobierno finalmente debe responsabilizarse directamente, sobre todo en cuanto al tema del desempleo porque la baja de la calidad de la seguridad social es muy dañino.

- ¿Usted como canadiense cómo evalúa el impacto que ha tenido el Tratado de Libre Comercio de su país con Estados Unidos y México (Nafta) en cuanto a aumento o disminución de empleo y en términos generales qué resultados pueden dar los TLC en esta materia?

- Respecto de la experiencia canadiense de este tratado se ha observado un incremento en las exportaciones y el comercio con los Estados Unidos, pero con muy poco efecto para el crecimiento económico del Canadá y casi nulo efecto para la generación de empleo neto, puesto que lo que ha originado es desplazamiento de trabajadores; lo mismo ha ocurrido en Estados Unidos y en México. A ello hay que agregar que si bien a este país se han desplazado fábricas de automóviles que han generado puestos de trabajo, las importaciones estadounidenses han quitado muchos empleos y en consecuencia, fue más la expectativa que se creó que los resultados efectivos.

- ¿En buena medida la marcha o retroceso de los TLC en materia laboral dependerá de las condiciones socioeconómicas de cada país?

- Efectivamente hay que estudiar el caso de cada país, pero creo que los TLC no son la solución general para el desempleo, porque lo que se observa es que se pierden puestos de trabajo mientras que se ganan otros, pero el efecto neto no es satisfactorio.