"MEMORIAS OLVIDADAS" ES LO QUE TENEMOS TODOS LOS COLOMBIANOS… NO SOLO EL EXPRESIDENTE PASTRANA

POR OCTAVIO QUINTERO


Cualquier persona hoy de mediano o bajo nivel intelectivo es consciente ya de que no solo nos privatizaron la salud sino que se están robando los recursos… Y también entiende sin mucho esfuerzo mental que el presidente Santos nos ha nombrado un cínico ministro de Salud que intenta encontrar la cuadratura del círculo admitiendo que, si bien la salud es un derecho, de todas maneras hay que seguir con el negocio.

En ese pingüe e infame negocio de la salud, también el "eslabón perdido" es el expresidente César Gaviria quien presentó el proyecto al Congreso en la legislatura de 1993 y lo defendió, cual más, en compañía de senadores de los que hoy diría que son un "asco": Fernando Botero Zea y Álvaro Uribe.

Eso lo tenemos olvidado porque tanto Uribe como Gaviria son hoy adalides de primera fila en el debate electoral del año entrante, y gracias a ellos, se mantendrá incólume el modelo de salud que impera en Colombia, responsable de más muertes que todas las organizaciones criminales juntas.

Olvidado tenemos también que solo la oposición de 1993, como la Unión Patriótica y el Partido Comunista, rechazaron la privatización de la salud; como la rechaza hoy el Polo Democrático, único partido de oposición a Santos. Si tuviéramos memoria, los electores debieran estar más en sintonía con estos que con aquellos que le privatizaron la salud y, fuera de eso, miran a otro lado cuando las EPS se roban los recursos.

Solo por refrescar la mente vale la pena recordar que ante los empresarios de 1993 reunidos en Cartagena, el entonces presidente Gaviria calificó la reforma a la salud como "el proyecto de mayor alcance en materia social que tal vez ha tramitado el Congreso en varias décadas"…

Solo por recordar también, digamos que del llamado régimen dominante, el entonces candidato presidencial, Ernesto Samper, y tal vez solo de manera demagógica, se atrevió a ordenarles a sus seguidores en el Congreso "detener la marcha de ese adefesio legislativo", pero se atemorizó ante la reacción de sus lugartenientes, los senadores Botero Zea y Uribe Vélez, quienes 'colinchados' con el gran capital financiero están dispuestos a obedecerle no a Samper sino a Gaviria, lo que ha llevado al candidato Samper a agachar la cabeza y a proponer como paliativo un forito en el Congreso en el que dizque se conciliaría el desdichado proyecto" (versión El Tiempo, 21 de agosto de 1993).

Como todo eso lo tenemos olvidado, en esa zona gris de nuestras "Memorias olvidadas", ese cínico ministro de Salud ha echado mano de nuestros recursos para financiar en los medios que le son proclives, una suculenta campaña publicitaria intentando mostrar las bondades del plan de beneficios y de la reforma que bien podrían catalogarse de publicidad engañosa.

Como lo señala el analista Carlos Alberto Lerma, en Caja de Herramientas… (1) La reforma está apenas en trámite en el Congreso por lo cual las situaciones que muestran los comerciales no son aún una realidad; (I2) No muestran con claridad el alcance de la reforma; (3) Ejercen presión indebida en los ciudadanos que no están enterados de las discusiones; (4) Debería darse un espacio igual para quienes estamos en desacuerdo con la reforma y mostrar a la ciudadanía su inconveniencia.

Fin de folio. "Lo mismo que antes", diría el inolvidable Heriberto… La historia vuelve a repetirse, solo que hoy el candidato presidencial del establecimiento no necesita calificar de adefesio el modelo de salud para que voten por él, porque para eso tiene harta mermelada…

9 de diciembre de 2013.