NO SEA IMBÉCIL

POR OCTAVIO QUINTERO


En tiempos del bombardeo de Colombia a Ecuador cazando a Reyes (1º de marzo del 2008), nadie se imaginaba que casi seis años después, la iracundia del presidente Correa se convirtiera en un "mi querido Juan Manuel", con el que le dio tremendo espaldarazo a la reelección de quien, muy seguramente como ministro de Defensa, fue el determinador intelectual del bombardeo en que cayó a sangre y fuego el segundo a bordo de las Farc.

La política tiene eso de asqueroso (diría Churchill) porque, en verdad, en política, como bien lo dijo el mismo Santos en su campaña electoral del 2010… "sólo los imbéciles no cambian de opinión cuando cambian las circunstancias".
Por lo visto, Correa no es ningún "imbécil" en los términos de Santos; como no fue imbécil Santos una vez elegido Presidente al correr a abrazarse con su "nuevo mejor amigo", el presidente Chávez, con quien estuvo a punto de enzarzarnos en una guerra por culpa de las Farc, las mismas que hoy tiene a manteles en Cuba.

Santos no es un "imbécil"… Por el contrario, es un "vivo" rodeado de "imbéciles", como el exgeneral Naranjo quien seguramente le respondió "… Como ordene mi Comandante", cuando le sugirió que no le parara bolas a la candidatura presidencial que le ofrecía el expresidente Uribe cuando tallaba su Centro Democrático.

En la misma "imbecilidad" caerá seguramente Vargas Lleras ante el coqueteo que acaba de hacerle el exvicepresidente Pacho Santos al calentarle el oído con eso de que solo él podría derrotar a JM en las presidenciales del año entrante.

"Imbéciles" son también todos esos electores colombianos que "no cambian de opinión cuando cambian las circunstancias".

¡Qué cosa!

27 de noviembre de 2013.