MERMELADA EXTENDIDA

POR OCTAVIO QUINTERO


U
n buen amigo y mejor parlamentario nos hace caer en cuenta que las presiones al gobierno para que restituyera la prima especial de servicios a los legisladores, no provinieron tanto de estos como de otros altos funcionarios que tienen homologados sus salarios al nivel de los parlamentarios.

Y en ese orden nos revela que la comisión de "lagartos" que repicó ante el Presidente y el ministro de Hacienda sobre el asunto, una y otra vez hasta lograrlo, estuvo presidida por cabezas de la talla del Procurador Alejandro Ordoñez, la Contralora Sandra Morelli y el mismo presidente del Consejo de Estado, Alfonso Gómez Pinzón.

Quizás, la deteriorada imagen del Congreso haga ver a los legisladores como los únicos "malos" del paseo, pero resulta indiscutible que si los sueldos de los altos funcionarios del Estado está referenciado al de los parlamentarios, pues, muchos de estos, por no decir todos, presionaron al gobierno nacional en causa propia.

¿Quiénes se consideran altos funcionarios?

Los cargos de altos funcionarios que también reciben con los brazos abiertos la "primita" anticipada de cerca de 8 millones de pesos mensuales ad eternum, comienzan desde los mismos ministros del despacho y pasan por los magistrados de las altas cortes, los generales del Ejército y la Policía, el Procurador, el Contralor, el Fiscal y el Defensor del Pueblo.

Y nos hizo caer en cuenta también -el amigo de marras- que una vez decretada la prima, resulta irrenunciable, "y que hayan salido algunos parlamentarios dizque a renunciar a ella, es que no saben de derecho o son demagogos", dijo, no sin cierta ironía, el parlamentario que, entre otros cosas, no figura ni inhabilitado ni confeso de haber recibido apoyo (legal) de algunas EPS en su pasada campaña.

Parece demagogia, se le podría responder a la disyuntiva, sobre todo de opositores al gobierno de nuevo cuño como el senador Juan Lozano que ahora halla inmoral la misma prima especial por servicios prestados que ha venido cobrando en los últimos tres años.

Si es inmoral ahora, era inmoral antes, y si no es demagogia de quienes dicen renunciar a ella, entonces que procedan a devolver la prima de los últimos años, es decir, unos 300 millones per cápita. Eso sí sería una machera, como dicen los de ruana…
-

Fin de folio: Con todo y esta válida aclaración del amigo parlamentario, la presión del Congreso fue evidente, y la prueba reina es que una vez expedido el decreto, arrancó como viento en popa, el estudio de la reforma a la salud.

Solapa: La clase laboral que lucha por recobrar sus derechos, deduce de esta coyuntura que los congresistas y los altos funcionarios públicos son muy diligentes y efectivos cuando gestionan en causa propia.

9 de octubre de 2013.