HAGÁMONOS PASITO

POR OCTAVIO QUINTERO

El Consejo de Estado tumbó la prima especial de servicios a los congresistas en vista de que no tenían la debida justificación, pues, el Ejecutivo no determinó las circunstancias en que los parlamentarios podían beneficiarse de ellas.

Parecía, por la redacción de la ley, que solo cobijaba a parlamentarios de fuera de Bogotá que van y vienen semanalmente a las sesiones del Congreso pero que, indistintamente, se les liquidaba a unos y otros.

Causó revuelo legislativo la decisión del Consejo y les entró a los "Padres de la Patria", de buenas a primeras, una cantidad de inconvenientes personales, fuerzas mayores e inhabilidades para no hace nada, mejor dicho, para hacer lo mismo que nada, pero en otra forma bien clara: "plan tortuga".

El trámite del proyecto de reforma a la salud, que tampoco es como para echar voladores por parte de los "colombianos de ruana", se paró en espera del "engrase" que, en este caso y a manera de paradoja, viene a ser un "oxidante", pues, este gobierno bautizó "mermelada" lo que en tiempos de Lleras Restrepo se creó como "auxilios parlamentarios" que abrieron la tronera por donde entró la corrupción legislativa.

Y llegó la mermelada en abundancia, en alas del decreto 2170 que, no solo restituye el concepto de prima especial de servicios a los congresistas, sin discriminación alguna, sino que, claramente, la declara factor salarial para la liquidación de la prima de servicios y la prima de navidad. Igualmente se tendrá en cuenta para efectos de la liquidación de la pensión al titular y la que corresponda a sus sustitutos pensionales.

La clase laboral que lucha por recobrar sus conquistas sociales menoscabadas en esta era neoliberal, criticó la diligencia del gobierno en preservar los privilegios de los congresistas, en contraposición de la negligencia que deparan (Gobierno y Congreso) a los reclamos de los millones de trabajadores y pensionados de menores ingresos, a quienes les han cercenado su estabilidad laboral y calidad de vida.

8 de octubre de 2013.