DE LA CUMBRE AL LLANO

POR OCTAVIO QUINTERO


"En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira": Ley de Campoamor

La VII Cumbre de las Américas reunida en Panamá, terminó con unos titulares en todos los principales periódicos del mundo, tipo chapulinescos: fríamente calculados, en los que se destacan solo el saludo de mano y la pose para la foto de Obama-Castro.

Y después de los últimos flashes, nadie más preguntará por nada… la historia mediática dirá que en Panamá, entre el 10 y 11 de abril del 2015, comenzó el principio del fin de una larga lucha entre un David y un Goliat, versión moderna.

Ni siquiera esta cumbre deja una declaración oficial. Eso sí, muchas declaraciones particulares y acomodaticias de cada uno de los presidentes participantes.

Por ejemplo, ahora el presidente de Cuba, Raúl Castro, dice que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "es un hombre honesto". Cruel, por decir lo menos, que 54 años de resistencia cubana ante el más poderoso imperio de la historia, acaben por terminar en un chiste.

¿Honesto Obama? ¿Con quién: con Maduro de Venezuela o, allende Latinoamérica, honesto en su política internacional del Medio Oriente o Afganistán?

¿Honesto, inclusive, en su declaración más importante de esta cumbre?... "No estamos atrapados en la ideología, sino interesados en el progreso".

Mayor cinismo no puede concebirse: ¿No estamos atrapados en la ideología?: y, entonces, ¿el neoliberalismo qué es?... ¿Estamos interesados en el progreso? ¿De quién?

Evidentemente, si se impone la ideología neoliberal, el único interés es el progreso del capitalismo.

Realmente se esperaba más de esta cumbre. Inclusive se llegó a decir que era el principio del fin de la imposición imperial de Estados Unidos en su 'Patio Trasero'. Todo quedó en discursos individuales, como el del presidente Correa, de Ecuador, tal vez, el más incisivo al tomar por los cuernos el tema de la Paz:

… "Pero la paz no es solo ausencia de guerra. La insultante opulencia de unos pocos en América Latina, al lado de la más intolerable pobreza, son también balas cotidianas en contra de la dignidad humana".

Pero esto lo dice Correa, de Ecuador… No la Cumbre de las Américas que en medio de tantos discursos y declaraciones de 34 jefes de Estado durante 48 horas, terminó por no decir nada… Y hasta mejor, porque las seis cumbres anteriores terminaron con rimbombantes declaraciones en las que se dijo todo pero nunca se hizo nada.

Fin de folio: doblemos esta doliente hoja.

12 de abril de 2015.