UN FALLO HISTÓRICO

POR OCTAVIO QUINTERO

Tenemos como referente de justicia en Colombia un alto grado de impunidad. Hay estadísticas que indican que de 100 casos que llegan a conocimiento oficial de la justicia, 95 terminan en la impunidad. Y esto, al parecer, "nos vale güevo"… ¿O no?

A ese 5 o 10 por ciento de justicia efectiva, eficaz y eficiente, pudiera sumarse el reciente fallo del Tribunal Superior de Medellín (Sala de conocimiento de Justicia y Paz), que excluyó a siete desmovilizados del llamado bloque paramilitar "Cacique Nutibara", solicitando además abrir investigación al expresidente Uribe, la exfiscal Vivian Morales y cuatro generales del Ejército por vínculos con paramilitares: Óscar Botero Restrepo, Carlos Alberto Ospina, Martín Orlando Carreño e Iván Ramírez.

El fallo del tribunal, que no tiene antecedentes en procesos de Justicia y Paz, aplica solo a los desmovilizados… Y el hecho de que haya señalado a los "autores intelectuales", no implica que se vaya a hacer justicia en este otro escenario… Pero al menos se asomaron al balcón dos valientes magistrados (Rubén Darío Pinilla y María Consuelo Rincón) que dicen a los de afuera lo que está pasando adentro.

En síntesis, la desmovilización fue física farsa, que movería a risa, si no fuera por lo estelar del reparto que integró la compañía de farsantes.

Este trascendental fallo se suma a lo que todos sabemos y muchos se niegan a aceptar, pero que ahora queda en la Memoria Histórica: "el desarrollo y fortalecimiento de los grupos paramilitares en Antioquia se logró gracias a la colaboración no solo de efectivos del Estado sino también de gremios económicos y empresarios privados de muy distintos sectores y niveles: industriales, ganaderos, comerciantes, mineros y bananeros (y también paramilitares) que promovieron y financiaron las Convivir y los grupos paramilitares.


9 de septiembre de 2013.